Científicos de Singapur desarrollan un sistema para comunicarse con plantas

Los investigadores han hecho posible la comunicación con plantas a través de un nuevo sistema que usa señales eléctricas para avisar cuando una planta esté siendo afectada por algún tipo de enfermedad o incluso, controlarlas desde la distancia.

Este grupo de investigadores ha puesto aprueba esta tecnología que se encuentra en sus primeras estapa de desarrollo pero que aseguran podría ser interesante a futuro para crear una especia de robots-plantas capaces de desempeñar tareas relacionadas a actividades con objetos demasiado frágiles para las piezas mecánicas.

Estos científicos conectaron electrodos a varias plantas diferentes que eran capaces de identificar las débiles señales eléctricas que las plantas suelen emitir comúnmente. Uno de los experimentos les permitió conectar a una planta carnívora con dos lóbulos, su “mandíbula” y gracias a un equipo celular se podía controlar cuándo esta cerrara sus dos lóbulos.

Luego de esto decidieron probar conectando la planta a un brazo mecánico para que este tomase un objeto en caída y también un alambre de medio milímetro.  La tecnología todavía está en desarrollo pero según Chen Xiaodong podríamos estar frente a una nueva tecnología que ofrece la posibilidad de crear sistemas “híbridos” entre robots completamente artificiales y estos robots “naturales”.

Hasta uno de los problemas más grandes para los científicos ha sido lograr que las dioneas papamoscas abran su mandíbula, pues es un proceso que naturalmente les toma un promedio de 10 horas.

Sin embargo la tecnología también representa en principio un avance positivo para los agricultores pues al poder detectarse las señales eléctricas que emiten las plantas cabe la posibilidad de detectar cuándo una planta se ha enfermado incluso antes de que aparezcan los primeros síntomas notorios.

Otro posible problema que dificulta el trabajo de los investigadores es el hecho de poder conectar correctamente los sensores debido a que estas plantas tiene una superficie muy irregular y blanca.